Home > Noticias > 2019 > El problema del acceso al agua potable: una revisión de las tecnologías de desinfección con énfasis en los métodos de tratamiento solar

El problema del acceso al agua potable: una revisión de las tecnologías de desinfección con énfasis en los métodos de tratamiento solar

La falta de acceso a agua potable es uno de los mayores desafíos a los que se enfrenta la sociedad en el siglo XXI. A pesar del esfuerzo global que se ha realizado, actualmente al menos 2 mil millones de personas utilizan una fuente de agua con contaminación de origen fecal, que es la causa directa de más de medio millón de muertes al año, produciéndose la mayoría en países en desarrollo afectando principalmente a niños menores de cinco años.

Para abordar la necesidad de acceso a una fuente segura de agua, desde el siglo XIX se han desarrollado y explotado diversas tecnologías. Sin embargo, las tecnologías convencionales para proporcionar agua potable (cloración, ozonización, lámparas UV, etc.), aunque son efectivas, presentan limitaciones que impiden su aplicación a nivel global. A menudo son tecnologías altamente demandantes de energía, requieren la adición de químicos y mano de obra altamente cualificada, además se basan en grandes sistemas que requieren de una considerable inyección de capital, infraestructura y conocimientos técnicos, lo que limita su aplicación para la prevención de enfermedades de origen hídrico en las regiones más vulnerables. Estas limitaciones han llevado a la investigación y rápido desarrollo de tecnologías alternativas para proporcionar agua destinada al consumo humano a bajo coste, bajo consumo energético y bajo impacto ambiental. Uno de estos métodos alternativos es la desinfección solar, que ha sido reconocida por la Organización Mundial de la Salud como uno de los métodos más apropiados para producir agua potable en los países en desarrollo.

 

Por otro lado, si se considera el alto consumo de energía requerido para tratar el agua en las plantas convencionales de tratamiento de agua potable y la crisis energética mundial provocada por la creciente demanda energética, el agotamiento de reservas de combustible fósil y la emisión de grandes cantidades de gases de efecto invernadero, una tecnología sostenible para la producción de agua potable no se puede lograr sin tener en cuenta la energía requerida en el proceso de tratamiento. En este sentido, la energía solar es la fuente de energía renovable más abundante, y a la vez, es más abundante en las regiones que presentan mayor necesidad de acceso a agua potable y electricidad. Por lo tanto, si se optimizan adecuadamente, las tecnologías que integren energía solar podrían abordar la falta de acceso a agua potable y electricidad.

Chemosphere

Este trabajo, publicado en la revista Chemosphere, ha sido desarrollado por la Dra. Natalia Pichel, investigadora del Instituto IMDEA Agua, y por dos investigadores pertenecientes al grupo IDEA de la Universidad de Jaén. En este artículo, se resume el conocimiento actual sobre los principales problemas y desafíos relacionados con la falta de acceso al agua potable, y se proporciona una revisión detallada de las tecnologías convencionales de tratamiento de agua potable. Además, se destacan las líneas de investigación emergentes en el campo del tratamiento del agua destinada a consumo humano, haciendo especial hincapié en los métodos de tratamiento solar.

Puedes acceder al artículo publicado en Chemosphere aquí.